CAMBIAR POR DINERO

23 mayo, 2017. 1 Comentarios

CAMBIAR POR DINERO

23 mayo, 2017 / 1 Comentarios

La primera vez que cambié de trabajo perdí dinero. Dejé de trabajar en una empresa que estaba al lado de mi casa para ir a otra que se encontraba a media hora. Esto me obligaba a tener que comer fuera todos los días y a salir de trabajar a las 19h00 en vez de a las 16h00. Mucha gente de la empresa que dejaba no lo entendía. Pero tuve la oportunidad de aprender sobre un nuevo sector, formas de gestionar, de dirigir, de viajar al extranjero, de negociar, de hablar inglés,… en definitiva, crecí.

La segunda vez que cambié de trabajo sacrifiqué un 30% de mi salario. Mucha gente tampoco lo entendía. Y aprendí sobre un nuevo sector, conocí sus gentes, formas de gestionar, de dirigir, acudí a ferias, viajé,… seguí creciendo.

Posteriormente, los cambios que he realizado siempre me han permitido crecer.

Lo importante es lo que te mueve, y  a mí siempre me han movido los retos (siempre y cuando me permitieran llegar al punto muerto económico para cubrir las necesidades de mi familia). Cuando te mueves exclusivamente por dinero, te vendes. Creo que hay que moverse por proyecto, no por dinero. Hay que moverse por las opciones que te hacen crecer, y que te hacen valer mucho más en el mercado. Se trata de forjarte, de ir sumando dosis de valor en el tiempo. Antes o después el dinero llega. Yo gano mucho más ahora de lo que ganaba antes, y no he cambiado por dinero. Gano más dinero porque he crecido, y genero mucho más valor y dinero en la organización en la que trabajo que el salario que esta me paga.

Y si, el día que me estanque o me aburra, me iré. Por mi bien, y por el de la organización en la que trabajo.

ESCRIBE UN COMENTARIO:

COMENTARIOS (1)

  • Tomas Eroles dice:

    Muy buen post, totalmente de acuerdo.
    Mi entorno más próximo, mientras no tuve suficiente criterio, me animó a moverme por dinero.
    Afortunadamente me moví pero no fue por ese motivo, sino por encontrar nuevas experiencias, nuevas fronteras, nuevos retos y proyectos.
    Hasta ahora no me puedo quejar, me he caído muchas veces.
    Siempre me he levantado, consciente y seguro de haber aprendido buenas lecciones, haber ampliado mi experiencia, y sobre todo mis puntos de vista y mi forma de entender mi entorno.
    Empecé como técnico informático, seguí como programador y progresé hasta se, creo, un buen analista y desarrollador, un buen ingeniero de software.
    Eso es lo que importa. Quizás no domino el lenguaje de moda en el pasado trimestre, pero se que puedo enfrentarme a proyectos medianos o grandes solo, o con poca ayuda. Esa seguridad es la que da la experiencia y la perseverancia.
    Nunca he pedido un aumento, y no creo que lo haga.
    Ahora sólo me falta el último reto, para el cual cada día me siento más preparado y decidido, producir y vender mis propios programas.
    Gracias por el post, de verdad. Y enhorabuena.

CATEGORÍAS BLOG

SUSCRÍBETE A MI BLOG