INNOVAR O MORIR

23 agosto, 2016. 0 Comentarios

INNOVAR O MORIR

23 agosto, 2016 / 0 Comentarios

Cuando llegó la crisis del 2008, desde prácticamente todas las instituciones se decía que la salida de ésta estaba en tres campos; la innovación, la exportación y la orientación al cliente. Qué palabras tan sencillas, y qué dificil su aplicación. Uno no se acuesta por la noche y el día siguiente se levanta siendo innovador, o exportando o  con gran orientación al cliente. Claro, que el político de turno que dice esto no sabe de qué está hablando. En su boca son palabras vacías, carentes de significado.

A mi modo de ver, la innovación, la exportación y la orientación al cliente son un modo de vida. Son una actitud, una forma de ser, estar y hacer. Son un largo camino que se recorre con los años. Son procesos. Por eso, es importantísimo dedicarte a ello cuando estás bien, y no cuando llega la crísis.

Hoy voy a hablar de la innovación. La innovación de una organización se debe respirar en su aire. No se trata de que 4 personas se reúnan los martes de 16h00 a 17h00 y piensen. Se trata de crear una cultura en la cual todos sus componentes estén pensando y generando ideas innovadoras en diferentes campos. Y más te vale que esto ocurra, ya que al ritmo que va todo, como no seas capaz de hacer cosas diferentes constantemente estás muerto.

Se puede innovar en muchos aspectos, sin embargo, la mayoría de las personas asocian la innovación a un producto. Yo opino que las organizaciones tienen que innovar no sólo en producto, si no en todo lo que realizan. En la forma en que gestionan, en sus procesos productivos, en la atención al cliente, en la gestión de personas… Creo que es vital, ya que la innovación en unos campos genera innovación en otros, creando cultura.

La innovación que hagas tiene que estar orientada al mercado, de lo contrario, no servirá de mucho. Es por ello, que la empresa tiene que estar constantemente mirando al mercado, y preguntando a sus clientes. La innovación que hagamos debe generar valor para el cliente, sea está del campo que sea (producto, servicio, proceso…).

Cuidado con innovar por innovar. Innovar por moda o porque tenemos capacidad es un error grande. Debemos tener muy claro el objetivo por el cual lanzamos un proyecto de innovación. En Hidro Rubber, el 50% de los proyectos de I+D deben terminar en serie. El otro 50% que no termina en serie genera conocimiento en la organización. No olvidamos que esto es un negocio, y que los proyectos tienen que terminar generando euros.

No hay que ser rico para innovar. Es un tema de actitud, de cuestionarnos constantemente todo. Con muy poco dinero se pueden hacer grandes cosas. Para muestra, un botón:

ESCRIBE UN COMENTARIO:

CATEGORÍAS BLOG

SUSCRÍBETE A MI BLOG